30 septiembre 2014

Sorpresas generosas que trae la primavera

Hoy les traigo dos hermosas ideas hechas acción, de esas que se generan por puro placer, sin esperar nada a cambio ni fin "práctico" alguno. Pequeños gestos gratuitos de gente que embellece el mundo, muy oportunos para levantar el ánimo en una semana que arrancó con dolor para una amiga a la que amo (eso tiene que ver con la demora de mi clásico post de domingo/lunes). Dos formas de recibir la primavera que no involucraron Fernet (aunque hubieran podido) ni asado, sino intervenciones creativas en el espacio que es de todos. 



De la primera me enteré por Ro, una semi compañera de laburo (trabajamos muro mediante pero es largo de explicar). Vieron que en la fauna de la "ofi" -o su equivalente- conviven todos las tipologías humanas, no? Bueno, Ro es esa compañera buena vibra con la que siempre es lindo cruzarse y charlar, porque está llena de ideas y proyectos estimulantes. Hace tiempo comenzó a engancharse por hobby con el tejido, algo muy diferente a su tarea en el archivo de La Voz. Con ella, otras tejedoras aficionadas se fueron sumando, y así cuajó un grupo que a esta altura es "de amigas" y supera la docena. 


Estas chicas, de edades, profesiones y gustos muy diversos forjaron un círculo virtuoso en el que intercambian saberes, se divierten, se ayudan y acompañan. "Nos juntamos una vez al mes, y siempre alguna enseña al resto algo nuevo que aprendió. También tejemos, festejamos los cumpleaños y cuando tenemos que hacer o recomendar regalos preferimos comprar las cosas que alguna de nosotras fabrica, es una manera de darnos una mano", cuenta Ro. 



Hace tiempo comenzaron a sentir el deseo de compartir eso tan lindo que se genera entre ellas con otros, y el 21 de setiembre organizaron una "intervención primaveral interactiva" en el Parque de las Naciones. "Armamos un puesto, llevamos alrededor de 400 flores cosidas, tejidas o pegadas por nosotras con materiales caseros (papeles, botones, telas, puntillas, lanas, revistas, etc.) y se las regalamos a la gente que se acercaba o pasaba por ahí. ¡Todo lo que recibimos al dar tan poco! (tan poco en lo material, porque se puso mucho amor, tiempo y dedicación)".




"La gente se sorprendió, se nos acercó, agradeció... pero también desconfió... que le fuéramos a pedir plata o algo a cambio. Vimos gente sola, acompañada, con sus mascotas, haciendo actividades en grupo, disfrutando el día estupendo. Todos nos acompañaron en esta 'empresa' de locas por la primavera, los colores, el tejido, y conservadoras de la amistad en tiempos tan raros". Aplausos para las chicas, que ya planean regalarnos otra sorpresa para Navidad.







Desde Córdoba Capital viajamos raudos al interior, a San Francisco, de donde llega la segunda historia que involucra tejido generoso y mucho color callejero. Obviamente, Lau Quignard tiene que ver con esta "primavera crochetera" que el Taller Tejiendo Sueños instaló para goce de los peatones en las calles de la cabecera del departamento San Justo. 


Escuela de Bellas Artes





Espero que la estación feliz los esté tratando de maravillas, ¡a caminar respirando hondo que hay aroma a flores por toda la ciudad!

6 comentarios:

eralamaga dijo...

Unas genias todas, regalando primavera cada cual a su modo!!! Besos!

Rossana Vanadía dijo...

Gracias Flor! Para el próximo estarán avisadas. Pero mirá, creo que el envión nos dura hasta la próxima Primavera...

Ana Viano dijo...

Bellisimo todo!!! Bienvenida la primavera a todo color con estas geniales iniciativas. Felitaciones a las participantes del post! bss

Ana Viano dijo...

Bellisimo todo!!! Bienvenida la primavera a todo color con estas geniales iniciativas. Felitaciones a las participantes del post! bss

Julieta dijo...

Que buenas ideas! Cuanto color! Ojalá me cruce con estas tejedoras alguna vez!

Tendenciosa dijo...

Por sus comentarios termina de quedar confirmado que estos gestos multiplican los sentimientos positivos, gracias chicas!!!