10 noviembre 2013

Una feria que agotó localidades (otra en breve!)

El sábado a la mañana estaba celestial para hacer fiaca en la cama, pero casi no me costó dejar la cucha temprano porque estaba entusiasmadísima con ir a la primera feria agroecológica que se hacía en Córdoba. Claro que hasta que alisté a mi prole infantil, cargué todo en el auto, busqué a mi mamá que iba a por su yerba orgánica, etc, etc, terminamos aterrizando en Ciudad Universitaria casi a las 12. La postal con la que nos dimos fue esta....




¡Muchísima gente! A pesar de la lluvia y el frío, y del efecto que eso tiene en las calles de esta ciudad. El cuore me dio un respingo de alegría, porque esa concurrencia confirma muchas cosas: que hay muchos cordobeses preocupados por alimentarse bien, que los emprendimientos solidarios y respetuosos del medioambiente que participaban tienen gran mercado (y con eso larga vida), y que está todo dado para que esta experiencia se haga permanente. 



¡Sí, la próxima está confirmadísima para el 23 de noviembre en idéntico lugar: la plaza seca de la facultad de Ciencias de la Información de la UNC! Ya agendé visita y esta vez llegaré al alba, porque claro, la altísima cantidad de público que encontré fue inversamente proporcional a la cantidad de productos: ¡la mayoría de los puestos habían sido sanamente "saqueados"! 

Pastas orgánicas, vuelva a participar...
La exquisiteces de Buena Semilla, de Alta Gracia,  ¡volaron!
Geraldina, feliz con su stand completamente vacío. Le llevaron hasta las tarjetas!
En el stand de la ecogranja Agler sólo quedaron los muñequitos. De los huevos ni rastros...

Las chicas de la ecogranja Agler, ubicada en Villa Retiro, fueron a buscar varias veces provisiones para abastecer su puesto, y vendieron todo. Ofrecían el maple de huevos a $37, la docena a $18. Me explicaron que en ese establecimiento los animales no están "apilados" en jaulas como máquinas de producir sino que caminan por el piso, y tiene un galpón cubierto para dormir y comer (el techo también protege su alimento). "No comen balanceados ni alimentos con colorantes, sólo maíz", contaron. Por ahora compran el grano y lo tratan para mejorar su calidad, pero el plan es sembrarlo para poder autoabastecerse y controlar todo el circuito. 


Pude saber que los bolsones de frutas y verduras frescas fueron, previsiblemente, lo primero que voló: se vendieron en la media hora inicial de feria. Igual, les reitero acá el facebook del movimiento de agricultores urbanos, por el que pueden contactarlos para comprar los productos de huerta y otros, como yerba orgánica. También conocí gente de la cooperativa de quinteros de Camino a San Carlos, que entrega bolsones de 6 kilos de verduras a $65. Los reparte Andrés a domicilio (0351 - 152384869, mail sitodum@gmail.com) , que también produce miel orgánica a $35 el kilo (OBVIO que estaba agotada).




Lo qué si quedaba y bastante eran plantas y plantines de aromáticas y ornamentales, porque también había muchos puestos que los ofrecían. Vi además licores, y un stand de crema humectante para la mujer y línea bebés de origen vegetal. Se llama Belisana, les dejo acá su facebook, el teléfono: (03541) 304419. Vale aclarar que los organizadores de esta feria (Mesa de Agricultura Urbana de Córdoba, UNC, Inta, etc.) se interiorizaron en la labor de todos los puesteros para confirmar que se trata de ecoemprendimientos.


Y bue, no pude llenar la bolsa esta vez pero me fui feliz de ser testigo de tamaña respuesta. Al menos tuvimos revancha escuchando la murga que puso a todos a hacer palmas entre los puestos. ¿Alguno de ustedes fue y pudo comprar?

Feria Agroecológica Córdoba
TeL (0351) 4584573
Mail: feriaagroecologicacba@gmail.com

4 comentarios:

Silvia dijo...

Hola, Flor !
Te cuento que además de un par de datos -como los bolsones de verduras y los huevos de campo-campo- traje habas (adoro las habas, me hacen acordar a mi abuela y su quinta en medio de la ciudad), miel, un cactus que conozco como nariz de payaso (y que fue una de mis primeras plantas, en algún momento se perdió y ahora se lo regalé a mi hija) y mi esposo se antojó de unos mantecados que ante la falta de costumbre le cayeron pesados pero de los que se comió hasta la última miguita.
La nota de color: donde compre las habas no quedaban más que dos zanahorias, no tendrían más de 10 cm pero venían ¡con tallo y todo! Tuvieron la gentileza de regalármelas. ¡Mis hijos quedaron estupefactos ante una zanahoria completa! Ja-ja! Eso fue como una baño de realidad: ¿a cuánto estaremos de que los chicos se sorprendan por que la leche viene de la vaca y no de súper?
Preciosas las fotos y el racconto que las ilustra ... ¿o es al revés?
Besos.

Eliana Lobos-Roberto Castro dijo...

genial, Flor!!! para los que no pudimos ir excelente info!.
la próxima no me la pierdo, nos vemos ahí!
besotesss

Sole T. dijo...

Yo fui de las tempranas, había aún algunos puestos colocando sus gazebos, aunque no tan temprano como para conseguir el bolson de verduras!!! Sí tuve suerte con la buena semilla: me llevé galletitas, tablitas de cereales y un budin de algarroba, todo delicioso!!! Para ver si me uno a la onda huerta, también me traje una plantita de frutillas. Seguiré reincidiendo con seguridad!!!

Tendenciosa dijo...

Silvia y Sole geniales sus experiecias, jajajaj cierto silvia al mío lo llevé alo campo varias veces y le mostré las vacas por las dudas, para que sepa que la leche que tanto le gusta sale de ahí. Q envidia lo de los mantecados!!! Y Sole supe que fuiste porque estás en una foto en el facebook de la feria!!!! jaja buscate que salís llena de paquetes.
Yo encargué hoy por teléfono un bolsón a los huerteros de cno a san carlos, luego les cuento qué tal, me lo dejan en casa de mi mamá.
Eli las chicas de Buena semilla son de tus pagos, me quedé con ganas de sus muffings!!!!