10 agosto 2014

48 horas en Rosario, para grandes y chicos

Lo siento Fito, pero Rosario NUNCA estuvo tan cerca como ahora. Gracias a la autopista, los cordobeses capitalinos llegamos como por un tubo: cuatro horas en auto sin interrupciones y desembocamos en la ciudad que serpentea junto al Paraná. Hace tiempo quería visitarla en plan recreativo y en julio pude concretarlo, con toda la familia. Comprobé lo que pensaba: es un hermoso destino urbano con atractivos variados para grandes y chicos, ideal para hacerse una escapada de dos o tres días. Chocha con mi paseo y con la panza llena de surubí, les sugiero un recorrido ideal para finde o finde largo en base a mi experiencia y mis fotos. 




DÍA 1
Mañana en Peatonal Córdoba. Es el microcentro peatonal, tradicional y lleno de comercios. Entre los negocios típicos (desde McDonals hasta una sucursal de Falabella en un edificio bellísimo) se descubren -si abren el ojo- rincones llenos de encanto como la Galería Pan (Córdoba 954, ver fotos), un corredor con salida a Santa Fe con locales de diseño y de arte que una vez el mes hace actividades culturales. En Santa Fe y Sarmiento está El Cairo, el bar donde Fontanarrosa compartía anécdotas para el campeonado en su Mesa de los Galanes.





Amorosa la dueña de este local, Atypica , que me hizo de guía turística.








Monumento a la Bandera. Si toman Córdoba hacia el río en pocas cuadras terminan en este clasicazo ineludible de la ciudad, donde pueden visitar gratis el museo sobre el Monumento y subir a su torre pagando $15, para disfrutar de una vista panorámica de la ciudad. Desde allí tomé las fotos aéreas, justo en el único par de horas en el que no tuvimos sol! (NOTA: es un lugar excelente para comprar souvenirs para llevar a la familia).




Mediodía, ¡a comer a La Marina! A metros del Monumento (en 1º de Mayo 890) está este bodegón comestible -literalmente-, que descubrí gracias a mi amiga Vale. De dueños españoles, es un sótano amplio, muy concurrido, atestado de pósters, banderines, recuerdos ibéricos varios y peces embalsamados (al menos no se movían). Excelente y abundante comida a MUY BUEN PRECIO. Ejemplo: Boga a la Parrilla $45. ¡No se pierdan la tortilla de papa, minada de chorizo colorado! ($24 bien grande)








Tarde en el agua: paseo en el Barco Ciudad de Rosario. Con semejante río, Rosario ofrece muchas alternativas de navegación y excursiones en el Paraná, más incluso en verano. Pero este paseo me pareció ideal porque conjuga comodidad (incluso para los chicos), una duración manejable (dos horas), hermosos paisajes del delta, las islas y la ciudad; y datos (la guía habla por micrófono) sobre cada cosa que se ve. El ferry tiene tres niveles incluyendo la terraza y cubierta exterior, y una cantina con PRECIOS RAZONABLES que sirve bebidas frías y calientes, snacks y golosinas. $75 por persona desde los 5 años, salidas sábados, domingos y feriados a las 14.30 y 17 hs. El muelle está frente al Monumento a la Bandera, y la boletería abre allí una hora antes (vayan con tiempo que hay cola, sobre todo a las 17). 











Cena en Avenida Pellegrini. Una calle hermosa y de los principales corredores gastronómicos de Rosario. Tiene de todo: parrillas, bares, cafés, restaurantes, pizzerías y las ultra típicas heladerías. Los locales se amontonan uno al lado de otro, por lo que les resultará fácil encontrar alguno a su gusto -además a pesar de ser una arteria el tránsito no tiene ni por asomo la histeria que carga en Córdoba. Una alternativa simple, segura, rica y a buen precio, con pelotero y sala de juegos infantiles incluida (5 estrellas), es El Gran Chopp: ¡irresistibles y kilométricas pizzas a la parrilla! En Pellegrini y Roca (les debo las fotos). 


DÍA 2
Caminata por la Costanera hasta el MACRO. Este es sin dudas un privilegio que ofrece Rosario y que como buena mediterránea envidio: una maravillosa y extensa Costanera cuasi marítima (por la magnitud del Paraná) desplegada en todo el arco céntrico de la ciudad y más allá. Renovada por tramos en los últimos años, alterna miradores y paseos peatonales con bares, restaurantes y espacios culturales municipales, muchos de ellos en antiguos edificios ferroviarios reconvertidos. Pueden largar desde la zona del Monumento hacia el norte, tomando el Museo de Arte Contemporáneo de Rosario (MACRO) como punto de llegada, que ya sólo por el edificio montado en antiguos silos reciclados y pintados de colores vale una mirada/visita (ojo, abre de 14 a 20).
















Almuerzo exquisito sobre el agua. Con la caminata pica el bagre: es hora de disfrutar la especialidad de la ciudad -el pescado en todas sus formas- sentados, literalmente, sobre el río de donde se saca. Una de las cientos de alternativas para eso es PK2, un restaurante con "ascensor" para descender a nivel del Paraná ubicado a metros del Macro, en Paraguay y el Río. Bajan, se sientan en alguna de las mesas ubicadas en el deck, disfrutan una cervecita al sol y esperan por su boga, su suribí o lo que les pinte. En nuestro caso fueron ¡ambos! Fue más salado (para el bolsillo) que otros pero valió cada centavo. 

Les juro que mi cara es casi idéntica al emoticon






Le toca a los chicos: Isla de los Inventos. Cómo describirles este lugar maravilloso, sólo posible por acción de un municipio con ideas, decisión para ejecutarlas y vocación de que todos puedan disfrutarlas. Se trata de una especie de espacio cultural y de entretenimiento para los chicos que integra el llamado Tríptico de la Infancia (tres lugares en diferentes puntos de la ciudad), donde la consiga es tocar todo, aprender y divertirse, ¡mucho!. Ubicado en una ex estación de ferrocarril, el enorme y bello complejo repasa la historia de algunos de los principales inventos de la humanidad en clave infantil, permitiendo a los peques descubrirlos creando. Así, los niños pueden fabricar un auto en madera diseñando sus piezas, cortándolas, lijándolas, pintándolas y ensamblándolas hasta terminar jugando con el chiche en cuatro ruedas. Y eso es sólo un stand, ¡hay un montón! Los pendex fabrican papel, encuadernan, graban, sueldan esculturas, crean obras de arte, juegan con familias tipográficas, disfrutan de instalaciones artísticas y otra decenas de actividades copadísimas. ¡Un paraíso para chicos y papás! Entrada  $10 por persona desde los 4 años. Muy cerca del restaurante, sobre la Costanera (Wheelwright 1402.)




Mi miniescribano ensamblando su autito.





Nota: también visitamos El Jardín de los Niños, en el corazón del Parque Independencia -el "Sarmiento" rosarino-, otra pata igual de maravillosa de este tríptico infantil. En ese caso, los juegos son más físicos (Máquina de Volar, Máquina de Trepar) y al aire libre, y también hay un museo de arte interactivo donde la obra de pintores modernos es objeto de juego para los chicos. Aplausos de pie. 

Caminata por bulevar Nicasio Oroño, feria y despedida. El bulevar más señorial de Rosario nace del río, a metros de la Isla de los Inventos, y se mete en la ciudad. En la zona próxima a Costanera los sábados, domingos y feriados se monta una gran feria de artesanías, ropa de segunda mano y algunas antigüedades con lindas cosas para ver y comprar. A lo largo de esta calle doble con palmeras se suceden exquisitos palacetes (iguales a tantos que demolieron en nuestra Nueva Córdoba), hoy intactos pero reconvertidos a restaurantes, bares y comercios de diverso tipo. Un lugar ideal para cerrar la visita llenándose de lindas postales. 



De yapa: La ciudad tiene toda clase de alternativas en materia de formatos y precios para hospedarse. Nosotros vamos por los apart porque al ser mini deptos resultan muy funcionales con los chicos (hay cocina, se manejan los horarios, etc.). Nos quedamos en Livin Residence Rosario, muy bien ubicado (eso si, se siente el ruido de la calle), cómodo, con desayuno servido en el dpto y a muy buen precio. En esta página pueden encontrar más info muy útil. ¡Buen viaje y manden postal! 

5 comentarios:

vicky - myfuntimeblog dijo...

flor! qué genia! nos vamos el finde a Rosario a pasear y me viene de pelos tu post!
genia genia genia!
besos

Flor El castigo de Adán y Eva dijo...

Uy me re colgué para escribirte!!!! Pero te armaste un recorrido super chulo por Rosario!!!! Me parece que lo exprimiste al máximo!!! La única que te hubiera cambiado es la cena en Pellegrini por una comida por Pichinca, que es más tranqui y a mi juicio hay mejores lugares que en la Pellegrini. Pero bueno, la Pelle es un clásico. SI volvés y no te toca sol, una alternativa para los chicos es la Plataforma Lavardén (propuesta de la onda del tríptico, pero de la provincia, y sin espacio verde).
QUé bueno que pudiste conocer el Pasaje Pan!!!! Soy su fan. Justo este miércoles es la muestra.
Si venís de nuevo y te quedan ganas de río, andate hasta zona norte, frente al Puente Rosario-Victoria hay un mirador que es divino.
Me recordaste que tengo que llevar a mi hija al Barco Ciudad de Rosario!!! Y que hace ya demasiado que no voy a comer a La Marina!!!
Beso grande, me alegro que hayas disfrutado el paseo rosarino

Tendenciosa dijo...

Vicky qué alegría me alegro que sirva!!!!!! y muy buen viajes que disfrutes enormemente!!!

Flor, que honor que apruebes mi recorrido jajaja. Por Pichincha anduve bastante pero de paso en auto porque paraba cerca, sólo intenté ir a un bar donde había una feria de diseño (Basquiat,si mal no recuerdo), pero no pudimos ir de noche. Tampoco llegamos a comer pescado en la zona de la costanera cercana al puente, son buenos los lugares por allí no?? Sólo paseamos en auto hasta el puente y regresamos. Y a la plataforma fui!!!!! (por recomendación de la chica de Atypica), quería ir a una feria de juguetes que me decían era muy linda, pero volví sobre mis pasos por la cola que había! Pasa que eran las vacaciones de invierno y todo estaba invadido, no sabía que era de la Provincia, excelentes esos lugares para los chicos, la verdad aplausos y para imitar! Hermosa Rosario!!!!

Flor El castigo de Adán y Eva dijo...

Yo de cualquier manera soy una invitada en esta ciudad (llevo 20 años por acá, pero todavía tengo ojos de turista para algunas cosas)
LOs restaurants de zona norte son buenos, pero más caros que La Marina o los de las bajadas del centro. A la chica de Atypica la conozco, te encontraste con una persona super copada!!!!
Los lugares para los chicos son divinos, unas propuestas increibles. Y pensar que hay gente en Rosario que no los conoce!
besos

Maru dijo...

A mi me ha resultado mucho mejor un Alquiler temporario rosario de departamentos antes que los hoteles, ademas es mas barato al final de cuentas